¿Somos limpios los españoles?

13 febrero, 2019
¿Somos limpios los españoles?

Las costumbres higiénicas cambian según el país en el que nos encontremos, y en España podemos decir que somos de los más limpios. Para algunas cosas sí, para otras no. Como suele pasar en todas las cosas. Algunos datos nos dejan muy arriba. Por ejemplo, un 71,4% de los españoles se ducha cada día, una cifra que supera a otros países como Australia (65,8%), Francia (63,4%), Japón (57,5%) o Norteamérica (57,4%), según un informe de la empresa de grifería y ducha Hansgrohe elaborado por Passport Euromonitor.

A lo que no llegamos es a los números de los brasileños, que llegan incluso a repetir. El estudio dice que son los brasileños quienes más se duchan varias veces al día (49,8%), frente al 3,6% de los chinos, el 5% de los españoles, el 5,6% de los alemanes o el 5,8% de los británicos. ¿Te has llegado a duchar más de una vez?

También se desprende del estudio que únicamente un 0,3% de la población española reconoce ducharse ocasionalmente, una cifra bastante inferior al 11,6% de los japoneses o el 5,8% de los británicos. En todas las partes del mundo, el porcentaje de mujeres que se duchan a diario es superior al de hombres: en Estados Unidos, por ejemplo, un 73% frente a un 71%; en China, menos habituados a los baños, un 30% frente a un 21%.

Estos datos hay que analizarlos porque cada cosa tiene su explicación. Está claro que hay que pensar que el clima influye en un alto grado en la frecuencia de las duchas, y que los habitantes de los países más cálidos y húmedos (como, precisamente, México y Brasil) pasen más por ella que los de otros climas. China y Reino Unido, con unas 5 duchas a la semana, y la India, con 2 enjabonados de champú, son los países menos higiénicos.

Conciencia ecológica

Aunque en mi opinión la mejor noticia es que los españoles han empezado a decantarse por productos eco-friendly, elaborados con ingredientes naturales que no dañan la piel. Igualmente, ha crecido también la concienciación en el consumo de agua. En la web de Stock Net Valles puedes encontrar productos ecológicos incluso para poder limpiar el baño y las cocinas y todos ellos sabiendo que no causas daños al medio ambiente.

Estos datos son reflejo de las actitudes adoptadas por los españoles, pues cada vez son más quienes deciden tomarse una ducha para relajarse utilizando sales de baño y duchas ‘Premium‘, fijándose en un 6,1 por ciento en 2016 en comparación con el 5,7 por ciento de 2011. En esta línea, del informe destacan los aditivos de baño como geles, aceites, y sales.

Limpieza en el hogar

También España encabeza el ranking de los países europeos que más tiempo dedican a la limpieza de sus hogares. Así lo revela el último estudio que hemos elaborado, que con una muestra de 5.000 personas de 5 países europeos, pone de manifiesto que, de media, los españoles dedican 2 horas y 56 minutos a la limpieza semanal de su hogar.

Ciudades más limpias

Por otro lado, un estudio de la OCU sobre los servicios municipales de limpieza en 60 municipios revela que la limpieza urbana ha empeorado en los últimos cuatro años. La valoración media que dan los usuarios ha descendido desde los 58 a los 54 puntos. Además, en el 30% de las ciudades objeto del estudio los vecinos suspenden la gestión de la limpieza de su ayuntamiento.

Uvez más Oviedo repite como la ciudad donde los ciudadanos están más satisfechos con su limpieza. Le siguen Bilbao, Gijón, Getxo y Vigo, con una satisfacción por encima del notable. En el extremo opuesto se sitúan Jaén, Valencia, Alicante y especialmente Madrid y Alcalá de Henares como las ciudades peor valoradas por sus vecinos en lo que a limpieza se refiere.

Afortunadamente los hábitos de los españoles ha cambiado. Hace años se nos acusaba de ser guarros, un ejemplo lo tenemos muy claro en cuando escupimos en la calle. Algo que siempre me ha llamado la atención y que cuando hablé con un amigo japonés se quedó incrédulo. Pero con el paso del tiempo creo que podemos decir que los españoles somos limpios, concienciados y con muchas ganas de mejorar.