España, we are different
Buscar

La limpieza dental, uno de los servicios más demandados en odontología

La limpieza dental o profilaxis dental es uno de los principales tratamientos para prevenir la caries, la gingivitis o las enfermedades periodontales, realizándose además con el firme propósito de mantener una boca sana. Este tratamiento consiste en la eliminación del sarro o la placa bacteriana que se ha depositado y endurecido sobre los dientes debido al depósito de minerales.

Este puede formarse además en el borde de las encías o incluso bajo estas, pudiendo llegar a ocasionar incluso la perdida de dientes. La limpieza bucal diaria y personal realizada mediante un cepillado cuidadoso y frecuente, con la ayuda y utilización también del uso del cepillo interdental y del hilo dental, de forma general, no alcanza a ser suficiente para una higiene correcta, pues existen en la boca zonas que son difíciles de tratar o de llegar a ellas en un cepillado diario, por lo que es aconsejable realizar una visita anual o cada seis meses a un profesional acreditado, como puede ser un higienista dental o un odontólogo. 

El higienista dental es un profesional de la salud dental con la titulación de técnico superior, especializado en la prevención de patologías bucodentales. Entre sus funciones, como su propio nombre indica, está la de encargarse de la limpieza bucal de sus pacientes, realizar acciones de información y de educación sobre la higiene bucal, promoviendo hábitos y determinados cuidados, tratamientos de flúor, realización de radiografías, esterilización del instrumental, desinfección del box y, en general, todo tipo de asistencia al odontólogo con el que trabaja en estrecha colaboración.

Por ello, en la clínica Cooldent de Algeciras cuentan entre su equipo profesional con un especialista en higiene bucal, además de expertos en cada uno de los tratamientos que ofrecen como ortodoncia, implantes, estética, periodoncia, odontopediatría infantil o cirugía oral, de tal forma que estando en sus manos siempre tendremos las garantías de poder presumir de una boca san. 

Entre los diferentes beneficios de una limpieza bucal profesional podemos citar los siguientes, dada su importancia:

  • Una boca limpia y sana, lo que permite lucir una bonita sonrisa brillante y luminosa. 
  • Unos dientes blancos y limpios, eliminando manchas producidas por algunos hábitos como el consumo de tabaco o de determinadas bebidas como café, té, etc.
  • Ayuda a evitar la halitosis o el mal aliento, un problema que padece hasta un 50% de la población en edad adulta.
  • Previene la inflamación, enrojecimiento y sangrado de nuestras encías que provocan las enfermedades periodontales.  
  • Previene la aparición del cáncer bucal, así como otras enfermedades como cardiopatías, reumatismo, etc.

Dependiendo de la cantidad de sarro que esté depositado sobre los dientes, el profesional utiliza distintas técnicas para removerlo, pudiendo realizarse una limpieza sencilla, semiprofunda o profunda, así se puede utilizar un raspador con forma de hoz o un raspador ultrasónico, que convierte las ondas de sonido de alta frecuencia en vibraciones rápidas en la punta del instrumento dental consiguiendo así remover la placa bacteriana, a la vez que rocía agua sobre la encía para eliminar el sarro y las bacterias desprendidas, dado que estas son unas técnicas simples e indoloras se realizan sin anestesia local. Cuando se realiza una limpieza profunda se necesita anestesia local y de dos a cuatro visitas a la consulta, se realiza en pacientes con enfermedad periodontal, con el objetivo de eliminar el sarro alojado debajo de la línea de la encía, quitando además el tejido blando enfermo de la bolsa de la encía alrededor de los dientes. En este caso es conveniente un seguimiento periódico por parte del profesional.

¿Qué se debe tener en cuenta a la hora de elegir un cepillo de dientes?

Escoger un cepillo de dientes no siempre es una tarea fácil y es que en el mercado nos encontramos con muchos modelos, sin embargo, debemos de tener en cuenta los siguientes consejos:

  • Un cabezal pequeño y redondeado, que le permita llegar y alcanzar aquellas áreas de la boca que son de más difícil acceso. 
  • Filamentos suaves y con extremos redondeados, para que no sean agresivos con el esmalte de nuestros dientes ni con las encías.
  • Mango anatómico y cómodo, que además sea flexible y largo para poder llegar a todos los rincones de la boca.  
  • Además, es importante renovar el cepillo aproximadamente cada tres meses, dado que sus filamentos por el uso continuado pueden llegar a deteriorarse y dañar el esmalte o las encías, así mismo por su uso frecuente y condiciones de humedad puede ser un medio ideal para el desarrollo y crecimiento de bacterias, pudiendo llegar así a ser una importante fuente de infección. 

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Más comentados
Siguenos
Nuestra galeria
Scroll al inicio