Vinos con personalidad

31 octubre, 2019
Vinos con personalidad

España es tierra de vinos y, como tal, es normal que tengamos cierto renombre en el extranjero. Con la DO, denominación de origen, los vinos made in Spain ganan prestigio, y hay expertos que aseguran que un vino español de gama media es mejor que algunos de los vinos de lujo que se venden en países no productores como Inglaterra o Noruega.

Ahora bien, el vino, por bueno o malo que sea, sigue siendo vino, y solo las verdaderas bodegas con experiencia son las que consiguen añadas con personalidad propia, tras mucha investigación y ardúo trabajo claro está. Bodegas Bocopa asegura que su Laudum tiene esa textura tan especial porque su departamento de I+D ha conseguido dar con ella tras años de aciertos y errores, pero por fin consiguieron un vino Laudum con una personalidad aplastante, totalmente reconocible por los amantes del vino.

Y es que la viticultura española puede ser muy rica, siempre y cuando quien nos informe sepa realmente de qué está hablando. Es decir, en esto “los entendidos” no tienen cabida, pues solo un verdadero sumiller, agricultor o bodeguero es capaz de conocerlos verdaderos caminos que llevan hasta la originalidad, lo único, lo personalizable del vino.

Vinos de Parcela

¿Y qué vinos son lo que consiguen esa personalidad sin costar lo que cuestan esas botellas de alta gama que muy pocos pueden pagar? Pues, a mi entender, los vinos que realmente valen la pena, los vinos de parcela.

Los vinos de parcela, o vinos de pueblo como les llaman algunos, son vinos elaborados a la antigua usanza, en pequeños viñedos, con poca producción, lo que permite al experto dar el 100% de sí misma en un reducido caldo. Sin vinos llenos de valor, exclusivos y especiales que llevan toques únicos que solo el “inventor” conoce.

A veces, ese toque se da directamente en la uva, modificándola o simplemente tratándola de forma distinta, y otras veces es en la elaboración donde encontramos la diferencia.

Hablamos de vinos que proceden de suelos con tierras de mucho carácter, normalmente cultivadas desde hace muchísimos años, y son el resultado de una lucha contra la inquietante uniformización del vino en el mundo, tal y como dice Jancis Robinson, editora del conocido libro Oxford Companion to Wine.

Las cepas, el terreno y el clima de los pequeños viñedos son las claves de estos fantásticos vinos, de categoría minoritaria.

Los 5 mejores vinos de parcela

  1. La Penitencia 2017: con un precio que no llega a los 50 euros por botella, y un valor mucho mayor, encontramos este vino con denominación de origen Ribeira Sacra, elaborado con cepas de Mencía en Ponferrada. Tiene un aroma afrutado con algún que otro matiz floral. Se trata de un vino muy amable cultivado en un viñedo de poco más de 0,3 hectáreas con cepas de 80 años y cultivo ecológico
  2. Mingortiz 2015: Un Rioja, tinto de crianza, de Briones (La Rioja), elaborado con cepas tempranillo, garnacha y algo de graciano. Con un precio de 45 euros, sigue sin superar la barrera de los 50 euros por botella, lo que lo hace bastante asequible. En esta ocasión destacan las especias, entre las que se incluye un ligero aroma a tabaco. Su gran estructura lo convierte en un vino elegante a la par que suave. Se cultiva en una parcela de 6 hectáreas, plantada en 1964. Sin herbicidas.
  3. Caus Lubis 2004: este tinto de reserva elaborado con cepas merlot tiene un precio de 45 euros por botella y denominación de origen del Penedés, Barcelona. Su aroma es bastante intenso, y un poco afrutado, aunque también tiene un toque de hierbas aromáticas y roble. Su textura es envolvente, lo que aporta bastante densidad a cada sorbo. La parcela donde se cultivó tiene 1,4 hectáreas y fue plantada en 1833.
  4. Pago de Santa Cruz 2016: Otro tinto de crianza con denominación de origen de Ribera del Duero, procedente de La Horra, Burgos. Cuesta 40 euros, es algo más económico que los anteriores, y destaca su aroma a moras y frambuesas confitadas con elegantes notas de torrefactos. Es sabroso y equilibrado, lo que lo hace perfecto para casi cualquier cena. Se cultivó en una parcela de 4,24 hectáreas con viñas de más de 76 años. Sin tratamientos químicos.
  5. Anayón Parcela 15 Cariñena 2017: con cepas de cariñena y un precio de 48 euros llegó este vino al mercado. Tiene denominación de origen Cariñena y como principal rasgo de personalidad encontramos en él un aroma a moras silvestres y madera que crea un sabroso trago envolvente de largo gusto afrutado al final. Se cultivó en una parcela de 0,81 hectáreas, a 678 metros de altura, con cepas de 44 años cultivadas de manera tradicional.