Los españoles y el sexo

12 noviembre, 2019
Los españoles y el sexo

Sabemos que los españoles somos los mejores a la hora de organizar una fiesta. Que nadie nos puede quitar nuestra siesta. Y algo para estar muy, pero que muy, orgullosos, somos el país que más donamos órganos de todo el mundo. Pero, ¿cómo nos comportamos los españoles y el sexo? Pues en eso hay blancos y negros. Por eso vamos a analizar cuáles son nuestros gustos, nuestras fobias y donde tenemos que mejorar.

Una empresa ha realizado una encuesta y ha dado unos resultados muy curiosos. Un 44,8% dice practicar sexo una vez a la semana. ¿Estás en ese grupo? Luego están los que rompen la media al asegurar que lo hacen todos los días. No sabemos si será verdad o se han marcado una fantasmada. Son un 5,62%. En el lado opuesto están los del nunca, que los superan ligeramente al situarse en un 6,18%. Una pena por ellos, pero hay que pensar que siempre se puede ir a mejor.

Queremos más

Pero claro, en el sexo, como en la feria, cada uno lo cuenta según le vaya. Y como solía decir mi abuela “nunca llueve a gusto de todos”. Por eso, más de la mitad de los encuestados querrían practicarlo más a menudo. Además lo de llegar al orgasmo es todavía una asignatura pendiente para algunos. Por no hablar de los juguetes eróticos, menos frecuentados que el punto G. La verdad es que en esto los españoles todavía tenemos mucho que mejorar. Solo un 29% de las españolas llega siempre al orgasmo, mientras que en el caso de los hombres el dato sube al 62%. Y es que los hombres españoles nos tenemos que preocupar más de estas cosas.

David Broncano se ha hecho famoso por su pregunta de cuánto has hecho el amor en el último mes. Pues si lleva de invitado a la Resistencia a cualquier español medio, este respondería 3,8 veces. No está mal teniendo en cuenta lo que dicen los invitados del programa pero ese 0,8 le daría muchos quebraderos de cabeza. Más datos. Los que hacen el amor una vez al día son los jóvenes de 25 a 34 años (9%), ya se sabe ¡bendita juventud!, seguidos de los de 35 a 44 (8%) y los mayores de 55 (5%). En los regulares (una vez a la semana) gana el grupo de 25 a 54 años, ahí uno de cada dos mantiene la media.

En qué pensamos

Y ahora viene un momento comprometido. ¿En qué pensamos cuando hacemos el amor? Pues según la encuesta, un 32% de los encuestados dice que nunca piensa en otra persona distinta con quien está practicando sexo. Es decir que el resto, un tremendo 68%, deja volar su imaginación, aunque hay grados y grados: el 26% lo hace raramente; el 21%, de vez en cuando; el 8%, muy a menudo y el 3%, siempre. Y ¿en qué piensan? Pues aquí la imaginación va desde a la famosa de turno, a tu ex o incluso con la vecina. Pero eso mejor que quede en el anonimato.

Sexo oral

Lo de sexo oral es otro cantar. Y nunca mejor dicho. Sigue siendo el gran desconocido, tanto para unos como otras. El 74,5% de los encuestados desea tener sexo oral durante sus relaciones íntimas. Aunque el porcentaje de personas que quieren experimentar es alto, la inmensa mayoría prefiere hacerlo en pareja, sin incluir a terceras personas. Por comunidades, andaluces, catalanes y madrileños son los más tradicionales, mientras que valencianos y gallegos se postulan como los más «modernos». ¿En qué España estás?

Fetiches

En lo que sí nos gusta a los españoles es en lo de poner morbo a la relación. Solemos tirar de disfraces para aumentar la temperatura del ambiente. Vamos que eso de hacer de Antonio Recio, de La que se avecina, nos encanta. Pero también nos gusta que nuestra pareja luzca ropa interior sexy. “Ahora mismo hay muchos modelos sexys, las parejas nos vienen pidiendo algo sugerente, o incluso el marido es el que viene para comprar algo para poder sorprender a su pareja”, aseguran desde Lencería Paqui.

Aunque la creencia popular pueda ser la contraria, destaca que prácticas como el trío se encuentren entre las menos deseadas por los españoles. Somos más de disfraces y de morbosidad. Una vez puestos todos los datos sobre la mesa, es el momento de analizar cómo estamos en esto del sexo. Mi opinión es que siempre se puede mejorar. Hay que demostrar que por nuestras venas corre sangre latina. ¿Verdad?