Las oposiciones

24 septiembre, 2019
Las oposiciones

La preparación de oposiciones no comienza por estudiar como tal, en cuanto se elige la oposición, debemos mirar antes de comenzar el estudio. En oposicionesage, especialistas en este campo saben que una de las reglas del éxito en los opositores está en elegir bien la oposición y donde tienen que tener claras todas las cosas antes de empezar a estudiar seriamente.

Estudiar oposiciones cuesta tiempo y dinero

Una larga aventura en la que seamos sinceros, hay que gastarse dinero, pues hay que buscar la persona con la que prepararla, los temas a estudiar y demás cosas que son fundamentales para comenzar a estudiar. Comenzar con el estudio debe hacerse cuando ya tengamos el sitio acondicionado. La habitación de estudio debe ser un sitio en el que sentirnos cómodos. No te olvides de un tablón de corcho, de los de toda la vida.

En este tablón es donde harás la planificación. La motivación también es importante para que puedas aguantar los grandes sacrificios que supone la preparación de la oposición. Está claro que estudiar hace que podamos llegar a conseguir la plaza de funcionario, pero sin la motivación necesaria es imposible.

El tablón será nuestra guía para la preparación de las oposiciones. Un espejo donde podremos estar contentos por los avances y mirarlo con triste con los fracasos. En este tablón vamos a colgar una planificación con las fechas para la superación de los temas, ejemplos de exámenes o las fechas en las que deberemos hacer los repasos.

Cuando comenzamos a estudiar se deben tomar las oposiciones como si fuera un trabajo. No pienses que vas a ser un monje de clausura, puesto que si lo piensas así estarás perdido. Esto puede hacer que en medio años estés realmente harto y vas a querer abandonar. Recuerda que más horas de estudio no supone un mayor rendimiento.

 Se empieza a preparar las oposiciones estudiando media jornada, con 4 horas que es algo que puede ir aguantando toda la gente y teniendo un descanso en el medio. Supongo que pensarás que es poco tiempo y tendremos que acostumbrarnos al ritmo necesario.

Cuando pasen del orden de tres meses, pasaremos a cinco horas y el cuarto mes serán seis. Una vez estemos seis meses, seremos ya indefinidos, y tocará estudiar 8 horas como cualquier trabajador común. La jornada será de lunes a viernes, puesto que los fines de semana se reservan para una serie de horas extra cuando nos acerquemos a la oposición.

Seguro que las personas que estén trabajando es posible que piensen ¿qué pasa con nosotros? Pues si trabajas, tendrás que hacer lo que buenamente puedas.

Antes de ponerse en serio a estudiar, tendremos que ir distribuyendo los periodos temporales, , donde habrá que marcar de forma clara las horas que estudiamos que necesitaremos con cada tema. Una vez marquemos el calendario, deberá colgarse en el tablón. Algo que puede ser importante es realizar simulacros de examen todos los meses. Hay que ser realistas a la hora de organizarse, también flexible.

En el caso de un opositor, una parte importante del estudio es repasar. En el caso de no querer olvidar todo lo que estudiemos tendremos que repasar. El tiempo que se dedique a esto aumentará de forma progresiva, pues cada vez hay menos temas por estudiar, pero un mayor número para repasar.

Una vez tengas la planificación colgada en tu corcho comienza lo importante, estudiar. Lo que hay que hacer aquí se conoce, pues aparece con frecuencia en todo lo que nos recomiendan a la hora de preparación de las oposiciones o en los libros que hablan de cómo hay que estudiar.

Primeramente, hay que leer, cuando tengamos todos los temas, lo mejor es leer tranquilamente. Como es lógico, al principio hay ilusión.

El segundo paso es el del famoso subrayado, siendo este un paso fácil e incluso engañoso. Aquí se subraya y parece más  fácil el recuerdo de lo subrayado, donde la motivación es alta.

 Otro paso que hay que dar es del resumen, aquí es donde muchos comienzan a encontrar complicaciones en esta fase del estudio. La motivación es posible que no sea tan grande, pues todo no es tan fácil y parece hasta que los temas aumenten.

Otra tarea que también hay que realizar, es hacer esquemas. En este es posible que vuelvas a tomar fuerzas. Confeccionar esquemas hace que nuestra memoria comience a ir recordando lo que hemos estudiador fácilmente.

 Está claro que opositar no es sencillo, una carrera de donde no solo hay que estudiar, también hay que hacerlo bien y asimilar lo máximo posible. Una aventura tiene un premio excelente y por ello muchos son los que se presentan.