Algunos consejos para comprar bien en las rebajas

3 enero, 2020
Algunos consejos para comprar bien en las rebajas

Las típicas de cada temporada, las del black friday, las del single day, y tal y cual, no se puede negar que nos pasamos más de la mitad del año en rebajas. Y es que se pueden encontrar tantas gangas, tanto chollazo… pero ojo, que no es oro todo lo que reluce, y la mayor parte de las veces en lugar de ahorrar pasta, la tiramos. No todo vale. Sí que es cierto que hay cosas que sí merece la pena comprar en rebajas, en especial las más caras. Pero no tiene sentido llenar el carrito de cosas que no necesitamos por el simple hecho de ser baratas. Por otro lado, algunas tiendas venden como rebajadas cosas que realmente no lo están o a las que han aplicado un descuento ridículo. Por no hablar de que se venden artículos de otras temporadas o incluso con taras. Por eso, en este artículo, os vamos a dar algunos consejos para poder enfrentaros a las rebajas y salir ganando. ¡Empezamos!

Cómo comprar bien en época de rebajas

Las rebajas nos vuelven locos a todas y a todos. Pero antes de perder la cabeza, hay que pararse a pensar un poquito y plantearse ciertas cosas, si no queremos acabar con la tarjeta de crédito temblando. Para empezar, hay que determinar el dinero que vamos a destinar a las compras e intentar no salirse del presupuesto. Y después, hacer una lista con los artículos que necesitamos realmente y por qué no, también podemos permitirnos algún capricho. Pero eso sí, esto último también debe entrar dentro del presupuesto marcado previamente, y no puede ser tomado como un extra.

También conviene hacer una pequeña investigación a las páginas web de nuestras tiendas favoritas antes de las rebajas para poder comprobar por nosotras/os mismas/os, los artículos con los que cuentan y los precios de los mismos. Y así nos aseguramos de cuánto se ha rebajado realmente una prenda de ropa, unos zapatos, un bolso, un maquillaje, un electrodoméstico o cualquiera de los productos y servicios que se ofertan en épocas de rebajas.

También es buena idea pasar por los comercios y tiendas que más nos gustas y echar un ojo a lo que tienen, y mentalmente, como hacen las y los peques, ir diciendo “me lo pido”. Después, llegado el momento, si tenemos suerte, puede que muchos de nuestros me lo pido continúen en la tienda física y si no, siempre podemos comprarlos online. Hay que tener en cuenta que es más fácil encontrar un producto a buen precio en la página web que en el local, así que, para todas aquellas personas que todavía no han dado el salto al e-commerce, decirles que ha llegado la hora de actualizarse. Lo digital es chill. El comercio online es el futuro, y tanto clientes como empresas, han de adaptarse.

Las normas de la buena compradora

1. Hay que usar la cabeza y no dejarse llevar por el deseo irracional. Muchas veces, una falda, un pantalón o un jersey, nos enamora a primera vista. Pero de la misma forma que llega este amor, se va, porque realmente no va nada con nuestro estilo, nos vemos raras/os o es incómodo, y al final, se queda en el armario o para el WallaPop o el Vinted. Así pues, antes de comprar algo hay que pensar si realmente lo vamos a usar o si vamos a pasar totalmente.

2. Mola hacer una lista con las cosas que necesitamos y otra, con aquellas, que si bien no nos hacen falta, sí que nos gustaría tener, esto es, los pequeños caprichos que nos alegran la vida. Comprar por comprar no tiene ningún sentido.

3. No debemos tirar nunca el ticket de compra hasta haber estrenado la prenda, de esta forma, si nos arrepentimos, podremos devolverlo, dentro de un plazo, claro.

4. Los clásicos no pasan de moda. Así pues, debemos apostar por ellos. No habrá ni arrepentimientos, ni lamentos ni nada, ya que siempre nos harán falta.

5. Las compras online son más sencillas, cómodas y prácticas. Podemos comprar un producto sin movernos de casa y muchas veces, a mejor precio que en la tienda física, y si no nos queda bien, no es nuestra talla o simplemente no nos gusta, hacer un cambio o devolución. Otra de las ventajas es que nos podemos probar la ropa o calzado en nuestra casa y ver si combina bien con el resto de prendas que tenemos. Además, las tallas que no están disponibles en el establecimiento físico, suelen estarlo en la web de la tienda.

6. Solo debemos comprar en webs de confianza, advierten desde HHG, mayoristas de ropa que desde 1985 que ofrece cada temporada dos colecciones anuales de moda de máxima calidad y a precios muy ajustados para mayoristas de ropa de mujer, profesionales y tiendas de moda. Todos sus artículos están especialmente pensados para la mujer actual, moderna y cosmopolita, con personalidad, y que quiere transmitirlo a través de su outfit diario: Blusas, chaquetas, ponchos, vestidos….

7. Y por último, debemos ajustarnos a un presupuesto e intentar no salirnos del mismo.

Hasta aquí, nuestros consejos, ahora depende de ti. Con las compras ocurre como con el alcohol, que hay que beberlo con moderación.