España, we are different
Buscar

¿Estudiar fuera de casa en apartamento compartido, residencia o apartamento propio?

¿Estás iniciando tus estudios en una ciudad de fuera y tienes que alejarte de casa? Entonces tienes varias opciones para construir una nueva casa en tu nuevo entorno. Aquí te presentaremos los métodos habituales, incluidas sus ventajas y desventajas.

Para que te resulte un poco más fácil decidir si una habitación en un apartamento compartido, una habitación en una residencia universitaria o tu propio apartamento es lo adecuado para ti, hemos anotado aquí las mayores ventajas y desventajas de las modalidades de vivienda temporal estudiantil. Hay algunas cosas que debes considerar cuando te mudas de casa y comienzas una nueva etapa de tu vida, especialmente si acabas de terminar secundaria o bachiller y ahora vas a la universidad o hacer estudios superiores fuera de casa por primera vez. Toma nota de las tres formas de alojamiento temporal en tu época de estudiante:

Apartamento compartido

Aquí siempre pasa algo: en un piso compartido rara vez te aburres. Casi siempre hay alguien con quien charlar y cocinar juntos es muy divertido. Y, por supuesto, podéis hacer muchas otras cosas juntos.

También podrás establecer contactos rápidamente desde el principio: en primer lugar, con tus compañeros de habitación y, en segundo lugar, con sus amigos.

Una habitación compartida también es más barata que un pequeño apartamento propio y no tienes que comprarlo todo tú mismo (lavadora, utensilios de cocina, aspiradora, etc.), cada uno aporta algo.

Sin embargo, cuando te mudas a un piso compartido, realmente no puedes elegir a tus compañeros de apartamento. Por supuesto, os veréis cuando veáis el apartamento, pero no os conoceréis realmente hasta que os mudéis. Dependiendo de las preferencias de tus compañeros de habitación, el apartamento compartido puede ser a menudo ruidoso o no tan limpio como te gustaría. Por supuesto, también tienes menos privacidad cuando vives con otras personas.

Limpiar, ir de compras, hacer compras: tienes que coordinar y ceñirte al plan como buen compañero de cuarto. Y si un compañero de cuarto no hace eso, hay frustración. Las discusiones sobre música demasiado alta, platos que no se guardan en la cocina y botellas amontonadas han destrozado muchos pisos compartidos.

Conclusión: La buena vida en un piso compartido depende en gran medida de cómo te lleves con tus compañeros de apartamento. Si estáis en la misma onda, un apartamento compartido es genial, incluso si hay pequeñas fricciones de vez en cuando. Si no os lleváis muy bien, rápidamente puede resultar agotador. La única manera de saber si vivir en un piso compartido es para ti es probándolo.

Residencia de estudiantes

Una habitación en una residencia de estudiantes suele ser la opción más barata, ya que el alquiler bruto cuesta de media unos 240 euros al mes. Muchas residencias también están cerca de la universidad o del centro educativo, por lo que te ahorrarás largos viajes por media ciudad. Si hay salas comunes, puedes hacer buenos contactos.

Muchas residencias también ofrecen habitaciones completamente amuebladas; esto es una ventaja si no puedes traer tus propios muebles o quizás sólo quieres mudarte por un corto período de tiempo. Además, aquí suele ser fácil alquilar una habitación: simplemente envías una solicitud y esperas que funcione. Ideal si no tienes tiempo para buscar una habitación en el lugar antes de comenzar tus estudios.

Algunas habitaciones compartidas también ofrecen apartamentos compartidos.

Sin embargo, las casas residenciales antiguas a veces tienen el encanto de un hospital, ¡pero afortunadamente esto no se aplica a todas! Y, por supuesto, aquí también puede haber mucho ruido, porque al fin y al cabo hay muchos jóvenes en un mismo lugar. La limpieza de las zonas comunes depende de cómo las dejan los copropietarios y de si los servicios de limpieza profesionales las limpian periódicamente.

Especialmente en las ciudades estudiantiles más populares, a menudo es difícil conseguir una plaza en una residencia de estudiantes porque las listas de espera son largas. Es mejor registrarse en las residencias lo antes posible una vez que hayas elegido un colegio o universidad.

Conclusión: Es muy difícil hacer un juicio general sobre las residencias de estudiantes porque todas son diferentes y ofrecen una amplia variedad de opciones de alojamiento. Las residencias más nuevas suelen tener un diseño muy moderno con mucha luz, fachadas coloridas y rincones agradables para conocer gente. Las casas más antiguas, en cambio, pueden resultar muy austeras.

Los expertos en residencias estudiantiles Larrú, indican que la forma de vivir en la residencia, ya sea en un apartamento compartido, en una habitación con acceso a zonas comunes o incluso en tu propio apartamento, también depende de la residencia y de tu presupuesto. Lo cierto es que las residencias universitarias suelen ser la forma de vida más barata y ofrecen una gran oportunidad para que los nuevos estudiantes se establezcan en una nueva ciudad.

Tu propio apartamento

Aquí eres gobernante de tu propio reino. Ir de compras, limpiar el baño y lavar la ropa: hazlo cuando quieras. Tampoco tienes que preguntarle a nadie si la música está demasiado alta o, por el contrario, pedirle a alguien que la baje si quieres un poco de paz y tranquilidad (bueno, tal vez a tus vecinos si las paredes son delgadas). Por tanto, no es posible tener más privacidad.

Sin embargo, el alquiler de una vivienda propia es considerablemente más elevado que el de una habitación en un apartamento o residencia compartida. Especialmente cuando sales de casa por primera vez, la cantidad que sale de tu cuenta cada mes es bastante. Además, tener tu propio apartamento puede hacerte sentir bastante solitario a veces (puedes extrañar la sensación de que hay alguien más allí), al menos si nunca antes has vivido solo.

Conclusión: Tener tu propio apartamento es fantástico, pero también puede resultar caro. En las grandes ciudades, a los estudiantes a menudo no les resulta fácil encontrar un apartamento bueno y barato porque hay demasiados competidores con mejor solvencia supuestamente mejores compitiendo por las cuatro paredes que deseas. Pero si valoras poder decidirlo todo tú mismo, no hay nada mejor que tener tu propio y primer apartamento.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Más comentados
Siguenos
Nuestra galeria
Scroll al inicio