El perfil de la Tercera Edad en España

9 julio, 2019
El perfil de la Tercera Edad en España

Nos duela o no, España  sigue  su  proceso  de  envejecimiento. Según  los  datos  del  Padrón  Continuo  (INE)  a 1  de  enero  hay  8.764.204  personas mayores (65 y más años), un 18,8% sobre el total de la población (46.572.132). Cada año que pasa sigue creciendo en mayor medida la proporción de octogenarios; ahora representan el 6,1% de toda la población, y este grupo seguirá ganando peso entre la población mayor en un proceso de envejecimiento de los ya viejos.

Según la proyección del INE, en 2066 habrá más de 14  millones  de  personas  mayores,  34,6%  del  total de  la  población  que  alcanzará  los  41.068.643  habitantes.  La  décadas  de  los  30  y  40  registrarán  los mayores incrementos, con la llegada de las cohortes del baby-boom. Se ha iniciado un declive de la población total de España, tras el máximo registrado en el censo de 2011 (46,8 millones de habitantes), detenido en 2017. En 2066 habrá 5,5 millones menos que ahora. ¿Qué hacemos?

En España

Vamos a hacer un análisis en el país. El mayor número de personas de edad se concentra  en  los  municipios  urbanos;  por  ejemplo, en los dos municipios más grandes de España  (Madrid  y  Barcelona)  viven  casi  un  millón  de personas mayores (999.954), más que en los 5.868 municipios rurales. Sin embargo, el envejecimiento (la  proporción  de  personas  mayores  respecto  del  total) es mucho más acentuado en el mundo rural. Viven 2.728.017 de personas en los municipios rurales (de 2.000 ó menos habitantes), de las que el 28,3% son personas mayores (773.249).

Asturias,  Castilla  y  León,  Galicia,  País  Vasco, Aragón y Cantabria son las comunidades autónomas  más  envejecidas  con  proporciones de personas mayores que superan el 21%. Canarias, Murcia y Baleares son las comunidades con proporciones  más  bajas,  por  debajo  del  16%.  Cataluña, Andalucía, y Madrid son las comunidades con más población de edad, y superan el millón de personas mayores cada una.

Por sexo

El sexo predominante en la vejez es el femenino. Hay un 32,6% más de mujeres (4.995.737) que de hombres (3.768.467) (2017).Nacen más hombres que  mujeres y este exceso se mantiene durante muchos años. Ahora se alcanza el equilibrio entre sexos hacia los 50 años. En las primeras  décadas  del  siglo XX,  la  edad  en  la  que  las  mujeres  excedían  en  número  a  los  hombres  en  cada cohorte de nacimiento era en torno a los 14 años. Esta  cambiante  relación  entre  sexos  se  debe  a  una  mayor  tasa  de  mortalidad  masculina  a  todas  las  edades.

Esperanza de vida

La esperanza de vida se ha incrementado de forma espectacular  durante  todo  el  siglo  XX.  La  clave  del aumento de la esperanza de vida ha sido el descenso  de  la  mortalidad,  en  especial  la  infantil,  reflejo de progreso en las condiciones sanitarias, sociales, económicas, y mejora de los estilos de vida.

Y es aquí donde aparece como principal elemento las mejoras que han tenido las residencias y las clínicas de la tercera edad. Creo que es el mejor reflejo de cómo ha evolucionado todo. La satisfacción de los mayores pasa por mejorar en la medida de lo posible los siguientes factores correspondientes a los servicios de Manutención; Atención socio-sanitaria; Instalaciones y equipamientos;  Salidas  al  exterior  y  Servicios Complementarios. Y ahora mismo se está logrando. “En estos momentos se ofrecen diferentes niveles de asistencia personalizada en función de las necesidades de atención y los perfiles de los usuarios buscando mejorar la calidad de vida de los residentes en las residencia de ancianos con  atención 24 horas”, explican desde la residencia San Vital.

La alimentación es considerada como un servicio básico, que ha mejorado introduciendo aspectos tales como una mayor variedad de menús o un incremento en la calidad de su elaboración o presentación. Lo mismo sucede con el resto de servicios. Y es que la alimentación es básica en los centros de la tercera edad.

El servicio de alojamiento incluye aspectos relacionados con las habitaciones y con el baño, así como la organización de pautas en las actividades de acostarse, levantarse y aseo personal. Y esto mejora día a día.  El mayor grado de consenso alcanzado se refiere a la atención sanitaria, la cual consideran imprescindible todos los agentes. Tanto residentes como familiares deciden el ingreso en la residencia por este motivo: el tener una atención sanitaria continuada.

Como has podido comprobar, estas herramientas han hecho crecer el sistema de centros de tercera edad. Ahora mismo nuestros mayores están felices porque su vida ha evolucionado un montón.