Spain is different, pero por su calidad

16 marzo, 2016
Spain is different, pero por su calidad

Spain is different” es un eslogan de hace muchos años que se acuñó en tiempos del ya fallecido Manuel Fraga y que quería sacar ventaja en el extranjero de todo aquello característico y carpetovetónico de nuestro país que atrajese a los turistas de otros países que viniesen buscando una cultura de fiesta, de playas, de sol, de bailes como las sevillanas y demás topicazos que tenemos por aquí. Es más, sigue siendo una frase que muchos utilizamos cuando vemos noticias que nos desagradan, propias más bien de una república bananera y queremos en el fondo utilizar la ironía para degradar o hacer mofa de nuestro país. Pero lo cierto es que España sí es diferente, y lo es por lo avanzado de sus economía y de empresas punturas como pueden ser Stock α, dedicada a los servicios de logística integral.

España necesita cas un alegato para que todos nos creamos que este país está entre los más punteros y perdamos ese complejos de españolitos que tenemos muchas veces y del que escasamente salimos si no es para defender la gastronomía, con productos como el jamón o platos como la tortilla de patata.

Y es que en nuestro país contamos con empresas que, como decíamos, son punteras en su sector y que han dado ideas que han sido copiadas también en el extranjero. España es el país incluso donde se inventó la fregona. Aquí tenemos por ejemplo unos de los conglomerados textiles más grandes del mundo, por no decir el principal, que es Inditex, creado por un empresario gallego que siempre aparece entre los primeros de la lista de ricos de Forbes. Es más, de no estar divorciado de su primera esposa, con quien dividió este imperio, imaginad que podría incluso liderarla.

shutterstock_253564825reducida

Turismo, cultura y gastronomía

España es también un gran valor turístico. Lo decíamos antes en referencia a ese eslogan que creó el político Manuel Fraga para atraer a visitantes de otros países. Pero es que visitar nuestro país merece la pena. Tenemos todos los tipos de clima posibles, desde el más frío visitando lugares de montaña en los Pirineos hasta algo más cálido en la zona del Mediterráneo y siempre con tiempo de playa y piscina en las Islas Canarias o en Baleares. Es un lugar bonito para visitar también porque aquí tenemos grandes y preciosas ciudades, cosmopolitas como Madrid o Barcelona, donde incluso los turistas se sienten atraídos por las tiendas de lujo instaladas en sus millas de oro, hasta urbes con encanto como es el caso de San Sebastián, en el norte, o Sevilla, al sur. Y qué decir de la gastronomía de nuestro país, tan rica como variada, y que además cuenta ya con una cantidad enorme de cocineros con las famosas estrellas Michelin esparcidos por todo el territorio.

Nuestro país es también un valor cultural en sí mismo. Es la cuna de Miguel de Cervantes, de quien se dice que escribió la mejor novela en castellano de la historia: ‘El Quijote’. Pero aquí también somos conocidos por tener otros idiomas oficiales, como son el euskera, el gallego y el catalán. Tenemos pintores de renombre cuyos cuadros se venden carísimos en cualquier subasta del mundo, somos la tierra de Picasso y hasta de la que se enamoró Ernerst Hemingway.

Y en la actualidad demostramos que esta educación y esta cultura son un activo cuando los jóvenes para los que aquí no hay trabajo en muchas de nuestras empresas o ellos no aceptan las condiciones insuficientes que les ofrecen para su valían se van del país y son gratamente acogidos en otros Estados, en sus empresas o en sus universidades como investigadores.

España es un país diferente, pero de calidad, y no deberíamos olvidarnos nunca de ello, sino enorgullecernos y llevarlo esta nacionalidad por bandera, fuera de complejos.