Siempre soñé con tener una piscina como la de los Ewing…

6 febrero, 2016
Siempre soñé con tener una piscina como la de los Ewing…

Yo no sé vosotros, pero yo me acuerdo que de pequeñito me quedaba embobado ante la piscina que tenían los Ewing en southfork Ranch… De la trama de la serie “Dallas”, la verdad es que no me acuerdo mucho, era tan sólo un niño y a mí ¡sólo me interesaba la piscina! Por ello y en cuanto pude decidí hacer mi sueño realidad. Contacté para ello a la empresa toledana Piscinas DTP, pues había oído hablar de ella a través de unas colegas que habían quedado muy satisfechas por los servicios prestados y el resultado obtenido por dicha empresa. Resultado que de hecho pude apreciar en distintas ocasiones durante las fiestas o cócteles que organizaron en sus casas.

Tener una piscina en casa es una auténtica gozada

Hay que reconocer que al tener una piscina en casa las actividades, áreas de diversión que se le añaden a nuestro jardín o patio se amplían a la vez que ello permite darle un toque festivo de lo más interesante y atractivo a nuestro hogar. El verano se vuelve de esa forma mucho más agradable y divertido. Además, el hecho de tener una piscina en casa fomenta que reine en nuestro hogar un ambiente de convivialidad envidiable y ameno: puedes recibir a tu familia y amigos para disfrutar con ellos de tu piscina y de unos días soleados.

Nadar te permite mantenerte en forma y esbelto/a

Por otra parte, nadie pone en duda los beneficios que aporta la natación. Pero hay que reconocer que no siempre es fácil encontrar una piscina abierta en horarios que a ti te convengan. Por eso, tenerla en casa supone un gran ahorro de tiempo para todos los propietarios de piscinas. Al tenerla en casa eso te permite nadar cuando se te antoje y hacer ejercicios cardiovasculares que son buenos para tu corazón y tu forma en general. Por ejemplo, nadar tan sólo una hora al día te permite guardar una figura envidiable, retrasa el envejecimiento en todos los sentidos. Aumentan, en efecto, tu motricidad y memoria puesto que la natación requiere cierta concentración y coordinación en los movimientos.

También nadar te permite trabajar tu equilibrio, tus reflejos, quemar calorías, etcétera. ¡Recuerda que en el agua tus músculos se ven obligados a trabajar como ocho veces más que en tierra firme! Lo cual te permite quemar unas setecientas calorías en una hora y aportarles firmeza y esbelteza a tus músculos y silueta. ¡Yo todo ello lo tengo muy en cuenta! Pues me gusta cuidarme y seducir. Todavía soy soltero y no descarto un día fundar una familia y tener hijos. Entonces estos “detalles” son fundamentales para mí…

Quien nade dos a tres veces a la semana te dirá que su cuerpo se ha vuelto más resisten-te, sus articulaciones más flexibles y elásticas, también te dirá que sus dolores en la espalda o en los huesos han disminuido e ¡incluso desaparecido! Además, yo pienso que las personas que nadan aparentan más jóvenes que las que no hacen ningún tipo de de-porte. ¡Sólo tengo que ver a mis colegas nadadoras para comprobar la veracidad de mi opinión!
Asimismo, nadar mejora tu circulación y –lo que no es menos– te tranquiliza un montón. Personalmente, yo cuando doy unas cuantas brazadas se me pone la mente en blanco, el estrés desaparece y al acabar me siento relajado y feliz. ¡No necesito gastarme pues un dineral en masajes!

¡Últimos pasos!

Por todas estas razones he decidido dar el paso y contactar a la joven y dinámica empresa toledana Piscinas DTP. Pues el sistema de fabricación de lo más vanguardista a nivel europeo que tiene unido a un riguroso control de calidad han hecho que la eligiera. Cuenta además con un personal altamente cualificado (desde la fabricación hasta la instalación de la piscina), y lo más interesante para mí… ¡es que me van a diseñar la piscina de mis sueños! A saber una réplica exacta de la piscina de los Ewing de la serie “Dallas”…

Deja un comentario