La investigación y el tratamiento de Parkinson en España

8 febrero, 2017
La investigación y el tratamiento de Parkinson en España

Por algún extraño motivo que no llego a comprender, un sector de la sociedad se empeña en pensar que España es un país que no brilla ni por su inventiva ni por sus científicos, algo que resulta bastante inquietante teniendo en cuenta que fuera de nuestras fronteras no se tiene esa misma imagen de nosotros. Es como si un porcentaje de la población se hubiera quedado anclada a la época de las “españoladas” y los “catetos de pueblo” y se encierran en eso pensando que aquí no se da para más.

España es líder en muchísimos sectores de investigación, pero del sector que más orgullosos deberíamos estar es del sector sanitario porque los avances que se consiguen en nuestros laboratorios en temas relacionados con las llamadas “enfermedades raras”, oncológicas y de trasplantes son maravillosos.

Últimamente he estado leyendo acerca del Parkinson, una enfermedad que cada día ataca a un sector poblacional más amplio y que disminuye notablemente la calidad de vida de quien la padece.

Un grupo de científicos del Instituto de Investigación Sanitaria Biocruces de Bilbao ha constatado que el Parkinson se puede detectar de forma precoz según las pulsaciones del corazón, ya que el 80% de los pacientes puede alcanzar las 150 pulsaciones tras realizar ejercicio físico.

Además, Jaume Kulisevsky, director de los Estudios de Neurociencias de la Universitat Oberta de Catalunya, lleva años dedicado a la lucha de la enfermedad y ha visto cómo, en los últimos tiempos, la comprensión de este trastorno ha mejorado, lo que permitirá desarrollar mejores tratamientos para los pacientes.

Y es que Catalunya es una de las comunidades más pioneras en lo que a tratamientos de Parkinson se refiere. De hecho, en Barcelona, se encuentra una la única residencia con centro médico propio especializada en el tratamiento del Parkinson, Benviure. Todo un referente, tanto a nivel nacional como internacional.

Debemos tener en cuenta que el Parkinson no es solo una enfermedad de la vejez. Aunque es verdad que el mayor porcentaje de enfermos empieza a desarrollar esta enfermedad una vez pasados los 60, el 5% de los enfermos tiene un “inicio temprano” que comienza antes de los 50 y, en algunos casos muy raros, los síntomas parkinsonianos pueden aparecer en las personas antes de los 20 años de edad.

Cuando empiezan a desarrollarse sus signos y síntomas es cuando el enfermo empieza a perder calidad de vida hasta el punto de tener que dejar de trabajar al principio y llegar a la dependencia total en los estadios más graves de este trastorno. En estos casos, es importante contar con una pensión por invalidez que cubra los gatos médicos del enfermo y, por supuesto, pague las facturas. En invalidez.es pueden informarse sobre cómo demandar esa pensión en caso de necesitarla.

Diez Signos de Alerta Temprana

  1. Temblor en dedos, manos, mentón o labios. Tenga en cuenta que ese temblor puede ser normal después de mucho ejercicio, si ha sufrido una herida, o también si ha tomado algún medicamento que cause estos efectos secundarios.
  2. Letra pequeña. La escritura del enfermo de Parkinson empequeñece y cambia ligeramente juntando más las palabras.
  3. Pérdida del olfato.
  4. Problemas de sueño.
  5. Dificultad para caminar o moverse
  6. Estreñimiento
  7. Voz baja (susurrante o ronca)
  8. Falta de expresión facial. Hieratismo.
  9. Mareo o desmayo.
  10. Encorvamiento de la espalda.