La aventura de hacerse autónomo

20 abril, 2017
La aventura de hacerse autónomo

Después de más de dos años buscando empleo y no encontrarlo u ofertas irrisorias, decidí establecerme por mi cuenta. La verdad es que es algo que debería haber hecho antes, pero me daba cierto reparo el hecho de tener que hacerme autónomo.

Es lamentable que habiendo vivido la época tan dura que hemos tenido que pasar, el gobierno no nos haya puesto las cosas más fáciles a los autónomos. Hubiera sido una buena salida, pero ya sabéis, una cuota de más de 200 euros al mes, te vaya como te vaya el negocio nada más empezar frenaba a más de uno.

Además de la cuota en sí, está el tema del papeleo. No se facilitaba en nada este tipo de gestiones, con multitud de idas y venidas según leía en Internet para darse de alta. Un desastre que no alentaba a la gente. Una verdadera pena, pero era así.

Cuando la crisis se estaba terminando, pusieron lo de los 50 euros los 6 primeros meses. Para mí fue una bendición, pues fue lo que me terminó de animar, pero mi pregunta es ¿no podían haber hecho esto desde el 2008? Mucha gente no habría tirado años de su vida esperando que les llamaran del INEM.

El caso es que, aunque económicamente, al menos ya podía comenzar con ello, tenía que realizar los trámites, algo que me daba una pereza tremenda por desconocimiento. El marido de mi hermana me dijo que su hermano que era autónomo le llevaban los papeles en TFS abogados en Santander. Pues nada, me puse a llamarles y me comentaron en una instructiva conversación cómo podía hacerme autónomo y ellos se encargaban de tramitar los papeles, tanto con la Seguridad Social como con Hacienda. Estos trámites te llevan un buen rato de tu tiempo y luego, a la hora de realizar las facturas, puedes cometer errores sino estás familiarizado, algo que te ahorras cuando cuentas con una buena asesoría.

Sinceramente, no puedo estar más contento con su trabajo, pues me facilitan este tipo de gestiones que me robarían un tiempo precioso que prefiero dedicar a mi labor profesional y además cuento con la garantía que todos mis papeleos los hacen unos profesionales expertos.

Lo importante es estar en buenas manos

Al final, la tranquilidad y el centrarte en tu trabajo es lo que más valoro, pues uno realiza la actividad de la mejor manera. Mi consejo para todos los que queráis hacer una actividad de autónomo por vuestra cuenta es lanzarse cuanto antes. Quedarte de manera ilegal, no solo es eso, una ilegalidad, además os limita a la hora de poder acceder a mejores trabajos, por lo que no compensa.

Cuanto más retrases esta decisión, más vas a tardar en realizar tus proyectos, por lo que conviene armarse de valor y comenzar a realizar contactos con tu posible clientela para que nada falle y puedas ir haciéndote con una cartera de clientes con el tamaño suficiente para que, pasados unos meses, cuando las cuotas a pagar sean más altas, puedas ir afrontándolas sin ningún problema.

En mi caso personal, no puedo decir que gane lo mismo todos los meses, pero sí que es lo suficiente (unas veces más, otras menos), como para estar tranquilo en este sentido, Creo que esto es lo más importante que tienes que tener en cuenta en el mundo de los autónomos.

Ya después depende en sí de la actividad a la que os dediquéis, pero a grandes rasgos, en cuanto al mundo del diseño de páginas web, apps o demás, funciona así. Creo que merece la pena luchar por un objetivo y ser tu propio jefe, está claro que a veces te toca trabajar bastante más que si no lo eres, pero también es apasionante, aunque la administración debería ayudarnos más con unas cuotas algo más reducidas que realmente nos pusieran más fáciles las cosas.

Una asesoría como a mí, os puede realizar los papeles y ya podéis empezar al día siguiente vuestra actividad con toda tranquilidad. Uno al principio puede verlo como un gasto extra, pero termina siendo toda una bendición. Se agradece mucho el contar con una seguridad y solo poder dedicarse a la actividad que uno realiza, que ya es bastante.

Así que ya sabes, piensa a qué actividad te quieres dedicar, decisión y ¡mis mejores deseos!