Comer sano, una moda que puede matar

13 octubre, 2016
Comer sano, una moda que puede matar

Cada día hay más expertos que se preguntan si el incremento de número de personas que se apuntan al estilo de “vida sana” es más una tendencia de moda que una necesidad por parte de la sociedad. Mientras que la población que se suma al carro asegura que lo hacen para sentirse mejor y estar más en forma, muchos especialistas afirman que es una moda pasajera que cesará en unos años y que no habrá servido de nada cuando esto suceda.

Algunas personas siguen comiendo en restaurantes de comida rápida sin atender a su salud ni a las necesidades de su cuerpo pero otras, cada día más, abandonan este tipo de comida para optar por una dieta sana, equilibrada y llena de los conocidos “superalimentos”, un término que ni siquiera está reconocido por la Real Academia de la Lengua Española, pero que segúnThe Oxford Elglish Dictionary es “un alimento rico en nutrientes considerado especialmente beneficioso para la salud y el bienestar”.

Las obsesiones nunca fueron buenas

Personalmente celebro que cada día haya más personas sanas que se preocupan por su salud y consumen alimentos de manera equilibrada pero empiezo a pensar que este estilo de vida se está volviendo una obsesión para algunos y algunas que han puesto de “moda” esta tendencia y, cuando esto cambie, cientos de personas volverán a su rutina alimentaria y volverán a comer dulces, carnes grasas y refrescos azucarados sin parar.

Por eso no podemos, ni debemos, obsesionarnos con nada y, aunque suene repetitivo, lo mejor es llevar una dieta equilibrada en la que no falte ningún nutriente y se coma un poco de todo y dejarnos de “superalimentos” y suplementos vitaminados y si lo que de verdad te mueve para llevar este estilo de vida es la salud, lo mejor es acudir a un herbolario profesional como Salud Atenea y optar por conseguir un asesoramiento experto.

Y es que la obsesión por este tema es tan grande que en pocos años hemos pasado de comprar como locos bayas de Goji, a comer algas asiáticas, tofu, kéfir y ahora Teff, el último grito en materia de salud, un cereal que hace furor en la dieta de las celebridades.

Otra alga muy de moda ahora es la Espirulina, que, según anuncian, ofrece proteínas más digeribles que las de la carne de vacuno y contiene una sorprendente variedad de elementos nutritivos como vitaminas, minerales, ácidos grasos esenciales, proteínas, ácidos nucleicos, clorofila y fitoquímicos. Si esto es verdad, como también podría ser verdad lo que dicen del resto de “superalimentos”, podríamos vivir sólo a base de estas pastillitas porque, al fin y al cabo, tienen todo lo que necesitamos ¿o no?

Los expertos advierten del peligro que conlleva eliminar ciertos nutrientes de nuestra dieta pensando que al comer este tipo de pastillitas naturales vamos a conseguir todo lo que necesita nuestro organismo, una falsa creencia que puede perjudicarnos seriamente.

De hecho, actualmente debemos poner especial atención a un nuevo trastorno alimenticio conocido como Ortorexia: obsesión patológica por comer comida considerada saludable. Una obsesión que puede llevar a la desnutrición e incluso a la muerte.